Qué es la zona de confort, qué hacer para evitarla y salir de ella

Los seres humanos tenemos la necesidad de crecer psicológicamente y darnos cuenta de nuestro potencial. Así es cómo se requiere la continua expansión de nuestros límites psicológicos. Esta expansión ocurre cuando operamos con éxito fuera de nuestra zona de confort y descubrimos la sabiduría y el placer de aceptar los desafíos que están fuera de esa zona.

Nuestra sociedad nos anima a obtener comodidad. La gran mayoría de productos y servicios están diseñados y se anuncian de tal manera todos los días con el fin de hacernos sentir más cómodos y sin preocupaciones.

La comodidad que tanto buscas y te esfuerzas por conseguir es sin ninguna duda el mejor valor en la vida de todos. Facilita tu vida, te consuela después de un duro día de trabajo, revitaliza tu cuerpo y mente.

Para todo esto, no hay duda de que la comodidad está siempre en la mira de la humanidad. Sin embargo, debes tener en claro que el reto, la aventura, el malestar y la incomodidad son promotores del desarrollo y el crecimiento.

El reto, tal vez sea lo que más pone a prueba tus habilidades y te hace avanzar. Creo que la combinación del desafío y la motivación permitirán tu transformación personal. Cada desafío que enfrentes o que propongas son una oportunidad para crear un “yo” más capaz, hábil y consumado.

Te corresponde a ti buscar constantemente retos que te motiven. Y te toca también a ti darte cuenta de cuándo estás aburrido, ya que generalmente tienes tus raíces en tu zona de confort.

Vida confortable y zona de confort

Para que te sea más fácil entender lo que presento aquí, es importante distinguir que el confort que deseas para tu vida no es sinónimo de vivir siempre en tu zona de confort. Son dos cosas son diferentes.

La famosa zona de confort no es un lugar o espacio que utilizas cuando tienes que descansar y recuperar energía. Solo la palabra es común, y por este hecho nos puede llevar a error. Son conceptos distintos aunque a simple vista parezcan lo mismo.

Las fronteras delineadas en torno a esta zona de confort son prácticamente invisibles a los demás. Pero cada uno de nosotros sabe casi al milímetro dónde termina y comienza lo desconocido. Cruzar esa línea invisible suele ser en muchas ocasiones estresante.

qué es la zona de confort

Los cambios incómodos

A lo largo de la vida, la gente, en general, tiende a asentarse y refugiarse en su “zona de confort”. Se acostumbran a una cierta rutina, se ajustan a una determinada forma de vida, ya sea en el contexto familiar, social o profesional. Sin embargo, la vida es esencialmente dinámica. Por lo tanto, tienen que adaptarse continuamente a los cambios, bajo la amenaza de un posible estancamiento y marginación.

Reconozco que el cambio es incómodo: trae inseguridad y ansiedad. Pero es necesario. Debes estar preparado para tomar nuevos retos cada día. Todo es impermanente. La inseguridad es la regla. No puedes confiar en la estabilidad en la relación social, profesional o de negocios. En todo momento, surgen novedades. Es necesario que sigas el progreso inevitable que se produce a una velocidad cada vez mayor en la actualidad.

¿Qué es la zona de confort?

La zona de confort se define por todo lo que sueles hacer, pensar o sentir. Lo habitual y conocido por ti mismo. Incluye comportamientos y experiencias positivas y negativas, constructivas y destructivas.

Si quieres aprender o cambiar algo, tienes que salir de lo conocido y aventurarte en lo desconocido. Esto conlleva un riesgo: no sabes qué va a pasar o si vas a ser capaz de controlar la situación. Así que la tendencia natural es que te refugies en lo que puedes controlar, tu experiencia hasta la fecha, por lo que de esta manera se convierte en tu refugio y limitación. De hecho, la mayor experiencia acumulada te hace mantener en tu ya amplia zona de confort.

También te puede interesar:  Qué es Evernote y cómo nos puede hacer más productivos esta aplicación

Las causas más frecuentes que nos hacen permanecer en la zona de confort son:

Pereza: Cuando sientes cansancio, falta de energía, apatía, depresión, ansiedad, culpa, desánimo o todos a la vez.

Orgullo: Esto se da cuando no sientes la necesidad de aprender algo nuevo para mejorar, algo que te ayudará a ser mejor de lo que eres. A perfeccionarte. (“síndrome de la taza llena”).

Miedo: Cuando tienes miedo de enfrentarte a tus miedos. Miedo a los riesgos desconocidos, incertidumbres, lo que pueda suceder, de perder el control o de lo que otros puedan pensar.

Miopía: Cuando no tienes en claro los impactos y consecuencias de algunas actitudes y comportamientos en tu vida, en el mediano y largo plazo.

La timidez: Las personas tímidas se ponen tensas e inhibidas (se comportan peor de lo que pueden) en situaciones sociales. Se esconden y tratan de no hacer cosas fuera de lugar para no quedar expuestas ante la mirada ajena.

Baja autoestima: Los que tienen baja autoestima subestiman sus méritos y amplían exponencialmente sus deméritos.

El desarrollo personal y la confianza en ti mismo están estrechamente relacionados con la zona de confort. Esto ocurre porque, para avanzar, necesitas salir de tu zona de confort y así crecer más rápido y de manera más eficiente en tu crecimiento personal. Asimismo, es necesaria una buena dosis de confianza para salir de lo que es conocido, habitual y automático para ti.

El crecimiento personal se produce fuera de tu zona de confort. Cuando tú te encuentras en tu zona de confort, no estás aprendiendo o creciendo. Hacer lo que siempre has hecho solo te hará obtener lo de siempre y con los mismos resultados. Tienes que crecer, tienes que hacer cosas que no estás haciendo en este momento, tienes que de una vez por todas hacer aquello que siempre cancelas y pospones para más adelante. Piensa en todos los logros que has conseguido en tu vida.

Probablemente, la mayoría de lo que has conseguido se debe a los momentos en que hiciste algo diferente, fuera de tu zona de confort, contrariamente a los resultados que obtuviste cuando desarrollaste prácticas habituales y automáticas. ¿Adviertes la diferencia?

qué es la zona de confort

Gran parte de la razón por la cual se aborda el estudio de la zona de confort se debe a que este concepto llega a ser un vidente fiable de cómo las personas se comportan o reaccionan ante las situaciones, y porque cuando la gente se mueve solo en su zona de confort esto es visto como un elemento de estancamiento en la vida. Mantenerte la gran mayoría del tiempo en el interior de una zona de confort no te permitirá la expansión mental o el desarrollo de nuevas ideas, lo que te llevará a un relativo estancamiento durante toda la vida.

Abandonar tu zona de confort es una excelente oportunidad para tu crecimiento personal, y de preferencia, no debe ser causada por eventos drásticos. Los estudiantes que ingresan a la universidad a veces son animados a buscar nuevas ideas e interpretaciones, y éstas pueden conducir al estudiante a ampliar mentalmente las áreas habituales y evaluar las cosas de nuevas maneras.

De la misma manera, durante los años de crecimiento y desarrollo, a los niños se les pide constantemente que amplíen sus áreas, para asumir las nuevas ideas, analizar las cosas más complejas e interpretar el mundo de una forma más global.

También te puede interesar:  5 formas de sacar ventaja del marketing móvil para tu negocio

La gran mayoría de las personas encuentran que la zona de confort debe ampliarse solo en la juventud, y que estos estadios de crecimiento terminan con la entrada en la edad adulta. Las personas aceptan el estancamiento como algo natural. Esta idea puede llevar a las personas a negarse a aceptar o pensar en ideas que son diferentes a las suyas o que están fuera de su zona de confort. Y que inhibe la posibilidad de mejorar en la vida.

Con el tiempo, todos nos construimos un conjunto de hábitos de la constricción y la restricción que nos rodea, son los hábitos que nos aprisionan en una supuesta zona de confort, y esto nos impide alcanzar nuestro potencial. Por lo tanto, estos hábitos están arraigados a nuestra conciencia y determinan lo que pensamos y lo que podemos y no podemos hacer, limitándonos en nuestras capacidades. Si dejas que estos hábitos gobiernen tu vida, te quedarás bloqueado en tu propio mundo. ¡La zona de confort te paralizará!

Por lo tanto, al desarrollar un área en particular y alcanzar un cierto estado de éxito, si deseas seguir avanzando, debes salir de tus hábitos y rutinas, debes abandonar lo fácil y conocido, que se extiende por todos los límites de tu zona de confort y aventurarte a explorar nuevas aguas.

No hay otra manera. Así como no puede haber nada malo en tus hábitos ordinarios. Probablemente fueron hábitos que te sirvieron en cierto momento de tu vida, en el pasado. Pero ahora es el momento de ir sobre ellos y explorar el resto del mundo, el resto de tu potencial sin explotar y sin descubrir. Algunos de tus miedos pueden estar haciendo que seas un rehén. Nuestra mente crea escenarios prodigiosos, maravillosos, monstruosos y peligrosos, pero que pocas veces terminan sucediendo, excepto en tu cabeza.

Nadie nace con un manual de instrucciones para la vida. A pesar de todos los consejos útiles de los padres, maestros y ancianos, cada uno de nosotros debe hacer su propio camino en el mundo, haciendo lo mejor que puede y equivocándose una y otra vez.

El fracaso y el error no son malos, ya que ganas experiencia y estás aprendiendo y mejorando. Pero si ante cada fracaso te da miedo y comienzas a encerrarte en lo “conocido” sin intentar probar cosas nuevas para avanzar cada día más, perderás muchas oportunidades en la vida para tratar de lograr lo que realmente deseas. Y todo esto debido a tu miedo al fracaso.

Por ejemplo, muchas personas que sufren de aburrimiento en el trabajo lo están sufriendo por sus propias decisiones. Ellos están molestos y frustrados porque es lo que sus elecciones han causado. Están atrapados en hoyos que cavaron para sí mismos al intentar evitar cometer errores y tomar riesgos. Las personas que nunca se equivocan nunca hacen nada bien.

Si tú no te encuentras satisfecho con los resultados que has obtenido en tu vida, entonces será importante que entiendas la necesidad de dar cabida a nuevos comportamientos, nuevas actividades y nuevos aprendizajes. Einstein dijo una vez: “La definición de locura es seguir haciendo las mismas cosas esperando resultados diferentes“.

Entonces, ¿por qué siempre haces lo mismo y pretendes lograr lo que antes no has podido?

qué es la zona de confort

Es importante que entiendas que nada sucede sin cambios, y esos cambios solo ocurren fuera de la zona de confort, lo que llamamos “área de aprendizaje”. Aquí es donde nos equivocamos, nos golpeamos y obtenemos la oportunidad adecuada para el desarrollo.

También te puede interesar:  10 aplicaciones para aumentar tu productividad para Android y iOS

Hay que renunciar a ciertos hábitos que solo nos hacen perder tiempo y no nos otorgan la oportunidad de lograr el éxito anhelado. Hay que salir a explorar el mundo y descubrir su potencial sin explotar.

Comienza por hacer un autoanálisis y averiguar qué es lo que te impide llegar a tu meta.

Anota en un papel lo siguiente:

– ¿Cuál es mi objetivo? (Describirlo claramente)

– ¿Cuándo quiero lograrlo? (fecha, mes y año)

– ¿Por qué es importante este objetivo para mí?

– ¿Qué obtengo si lo logro?

Ahora debes elaborar un plan de acción con pasos pequeños. Recuerda que esto es donde tú te pondrás a prueba para hacer algo distinto para lograr tu objetivo.

Seguramente al principio te costará y no lo pasarás bien, pero es algo que a largo plazo habrá valido la pena, ya que te permitirá hacer cosas nuevas para llegar a tu realización personal.

Según Darwin, los más aptos para la supervivencia no son los más inteligentes o los más fuertes, sino los más adaptables. Ser adaptable es muy importante porque vivimos en un mundo en constante cambio y nosotros también cambiamos. “Adaptable” significa actuar de la manera más adecuada a las circunstancias.

Esta actitud puede requerir cambios continuos de nuestra parte, lo que puede dar lugar a inseguridades, ya que estas nuevas formas son menos conocidas y menos ejercitadas que las que ya se han adoptado varias veces anteriormente.

Otras consecuencias de permanecer en estado letárgico y cómodo:

Pérdida de talento: se trata de un proceso de autosabotaje. Aunque tengas un gran potencial, te será complicado al 100% si no sales de tu zona de confort. Todo lo contrario, te vuelves improductivo.

Efectos negativos en la carrera, la reputación y la empleabilidad: en lugar de tener una ascendente y exitosa carrera, te estancas o incluso retrocedes profesionalmente.

Problemas de salud: inactividad física, obesidad, pérdida de memoria, de razonamiento y de agilidad mental, dependencia, inseguridad, falta de altruismo e incapacidad de ayudar a los demás.

Algunos consejos para que no te quedes en tu zona de confort:

– Sueña en grande

– Sé muy competente y comprometido en todo lo que hagas

– Sé curioso, nunca dejes de estudiar y saca el máximo provecho de los cursos que realices

– Lee mucho

– Haz intercambio en el extranjero (trabajo o estudio)

– Forma parte de alguna entidad en tu área, universidad o sociedad

– Ten plenos conocimientos del idioma inglés

– Preocúpate por tener buena imagen, especialmente en el trabajo

– Realiza deportes

– Administra tu tiempo y tu energía sabiamente

qué es la zona de confort

Después de unos cuantos empujones de la vida, empezamos a darnos cuenta y sentir que lo desconocido no es tan aterrador y es aún mucho más interesante que la zona de comodidad. Por lo tanto, la conciencia es el primer paso hacia la libertad y el crecimiento.

No hay progreso sin problemas, sin conflicto, sin superar los obstáculos. Nada en el universo es estático y su impermanencia es una de las grandes certezas de la vida. Por lo tanto, sabemos que la vida siempre nos va a empujar fuera de nuestras zonas de comodidad, pero muy a menudo son las personas cercanas las que nos llevan y tientan a caer en la “zona de confort”.

Esto siempre será un retraso. Oponerse a esto será un acto de valentía que en el futuro se traducirá en un crecimiento personal.

Y tú, ¿ya has salido de tu zona de confort?

Leave a Reply